martes, 9 de septiembre de 2014

Helado de plátano



Ya se nota en el ambiente, el verano se acaba. Ya estamos todos los afortunados trabajando, los niños en el cole, las tardes son más cortas... ¡Qué penita me da! A ver si por lo menos dura un poquito más el buen tiempo

Y como yo me resisto a que se vaya el verano, hoy os traigo una receta de lo más veraniega, un delicioso helado.






Pero este no es un helado cualquiera, no. Siempre nos han dicho que los helados son muy sanos, pero serían los de antes, porque los de ahora tienen grasas y azúcares a punta pala.

Pues este que os traigo sí que lo es, aunque no lo creáis, es 100% plátano. Sí, habéis oído bien, ¡solo lleva plátano! nada de huevo, ni nata, ni azúcares, ¡solo plátano!

Cuando vi la receta por la red, me resultó muy curioso, ¿tendría tan buena pinta solo usando plátano? Pero la idea me venía de perlas ya que mi pequeñajo es alérgico al huevo y a la leche, y así podría disfrutar él también de un helado.


Si os digo la verdad, lo hice sin demasiada confianza, pero el resultado fue sorprendente. La textura es perfecta (cuando los he hecho con nata me han quedado siempre cristales de hielo), además riquísimo y con el toque justo de dulzor. Vamos, todo un descubrimiento que pasa directo a mi recetario.




Os paso la receta, más fácil imposible.

Ingredientes:

- ocho plátanos congelados (cuando estén muy maduros los congelamos cortados en tres y envueltos en papel film)


Elaboración:

Echamos en el vaso los trozos de plátano (podemos partirlos en más trozos, se parten fácilmente) y tritura 20 segundos en velocidad progresiva 5-10.

Después se programa 2 minutos en velocidad 5.

Luego se introduce en el congelador hasta que lo vayamos a servir.

Podéis decorarlo con nueces como he hecho yo o con sirope de chocolate, canela,...




El que hice no duro nada así que habrá que congelar más plátanos para alargar el veranito.


martes, 2 de septiembre de 2014

Scones sin gluten

Los scones son unos bollitos individuales, típicos de Reino Unido. Son muy comunes en los desayunos y meriendas de allí pero también en Irlanda, Canadá, Australia, Estados Unidos,..

Mi hermana, que está viviendo Dublín, me trajo un preparado de scones sin gluten que venden allí, parece ser que están muy puestos en este tema, tienen muchos más productos que aquí.

 
 
Al preparado solo había que añadirle huevo, leche y aceite, batir todo hasta hacer la masa, darle la forma y al horno.
 
 
 
 
Se pueden tomar así solos o rellenarlos de nata, mermelada o incluso de queso. También pueden llevar pasas, arándanos,...
 
 
Si no tenéis el preparado o lo queréis hacer totalmente casero hay cientos de recetas en internet, tendré que buscar alguna, no puedo esperar a que mi hermana me vuelva a traer otro de estos.

sábado, 14 de junio de 2014

Tarta individual de Mousse de Yogur

 
Me encanta cuando llega el calor para quedarse, ya estamos casi en verano, en nada las vacaciones, la playa, ... qué ganas tengo!!!
 
Además, soy de esas locas que les encanta el calor, cuanto más mejor, que luego el invierno es muy muy muy largo. Cuando proclamo mi amor incondicional al calor, todo el mundo salta con el típico "pero si en invierno con abrigarse ya está en cambio ante el calor no puedes hacer nada...". Pues a mi no me pasa eso, y no consiguen convencerme, viva el sol, el calor, los tirantes, los helados, las terracitas, las sandalias ... y todo lo que sepa a verano.
 

Así que para este fin de semana último de la primavera os traigo una tarta muy fresquita. Además ahora que todos hemos probado los helados de yogur que tanto se ven en las nuevas heladerías, a quién no le gustan? Pues el sabor de esta mousse es muy parecido al de esos helados.


Como base para la tarta he usado la receta del bizcocho genovés sin gluten. La receta podéis verla aquí.

Ingredientes (de la mousse de yogur):

- 400g de yogur natural (ya sabéis que todos son aptos)
- 2 cucharadas de azúcar
- 100g de nata para montar
- 3 claras de huevo 
- 3 cucharadas de azúcar
- láminas de gelatina (unos 8g)

 
 
Elaboración:
 
Ponemos a remojar la gelatina en agua fría. Montamos la nata con las dos cucharadas de azúcar y reservamos. Por otro lado montamos las claras con las tres cucharadas de azúcar.
Separamos 100g. de yogur y lo calentamos al fuego (no en el microondas), añadimos las hojas de gelatina previamente escurridas y movemos hasta que estén totalmente disueltas. Dejamos templar. Incorporamos la gelatina de yogur al resto del yogur. Añadimos la nata montada, y la vamos integrando con movimientos envolventes. Finalmente añadimos el merengue hecho con las claras y el azúcar y lo integramos igual que antes.
 
Para montar la tarta solo necesitamos unos aros de emplatar. Ponemos el bizcocho de base, rellenamos con la mousse y a la nevera. Si es de un día para otro mejor que mejor.

 


He adornado la tarta con unas cerezas cosecha de nuestro huerto este año, que me hacía mucha ilusión, jeje.

lunes, 26 de mayo de 2014

Otro pan para celebrar el Día Nacional del Celiaco

 
 
Este año, con motivo del Día Nacional del Celiaco, traigo un pan. Este alimento, tan básico en nuestra dieta, es el que nos trae de cabeza a todos los que los elaboramos prescindiendo del gluten. No es tarea fácil conseguir un pan decente con harinas sin gluten, pero a base de poner empeño se va consiguiendo.
 
 
Particularmente, después de mucho probar, me gusta mucho más hacer mis propias mezclas de harinas para hacer mis panes, el resultado es mucho mejor. Pero esta vez he probado el preparado panificable de Zealia y el resultado ha sido más que aceptable.
 


Ingredientes:

- 350 ml de agua tibia
- 400 g de harina panificable Zealia
- 15 g de levadura fresca
- una cucharada de aceite

Elaboración:

Este pan lo he hecho en la panificadora seleccionando el programa básico de 3 h.



Y a este pan tan rico le he puesto unas lonchitas de salmón marinado que hace mi madre, un día os pongo la receta porque está bueno no, lo siguiente. Me tengo que animar un día a hacerlo yo, pero a ella le sale tan rico...




Feliz día a todos los celiacos!!!!!

domingo, 11 de mayo de 2014

Bizcocho endulzado con sirope de ágave

 
Ya sea por razones de salud o por querer comer más sano, hay gente que evita el azúcar y lo sustituye por productos endulzantes más naturales y saludables. Es el caso del sirope de ágave, el jugo vegetal y dulce que se extrae de las hojas del ágave.
Su poder endulzante es superior al azúcar común, prácticamente el doble, por lo que necesitamos añadir menos cantidad (unos dos tercios de la cantidad de azúcar de la receta original)
 
 

Otra cosa que hay que tener en cuenta al sustituir el azúcar por el sirope, es que debemos bajar unos 25-30º la temperatura del horno respecto a la receta con azúcar y, si es necesario, aumentar en unos minutos el tiempo de cocción. Esto es porque el sirope se tuesta muy rápido.
También hay que tener en cuenta que al ser una especie de jarabe, nada que ver con el azúcar, se debe reducir también la cantidad de líquido de la receta original (por cada 150 ml de sirope que utilicéis, reducid en 60 ml los líquidos)


Y este de aquí es el bizcocho de yogur pero sustituyendo el azúcar por el sirope. De sabor quedó muy rico, le da un gustillo especial, pero nada exagerado. Y la textura perfecta.



El sirope que yo he utilizado es de la marca Naturgreen, totalmente ecológico y libre de gluten.


viernes, 2 de mayo de 2014

Risotto de setas


 Hace un mes asistí a un curso de cocina sobre arroces en la Escuela de cocina Kitchen club . Era uno de mis regalos de Reyes, y me hacía muchísima ilusión, era mi primera clase de cocina!!!

Fui al local de la calle General Pardiñas y era un maravilla, muy espacioso, cómodo y muy bonito. Al llegar nos pusimos el delantal, y en seguida la profesora nos puso manos a la obra. Unos a cortar alcachofas, otros a pelar langostinos, cortar tomate, pimientos,...

Cuando teníamos todo listo nos explicó las recetas que íbamos a elaborar: un fumet de pescado, un arroz negro, una paella valenciana, un arroz caldoso de mariscos, un arroz del senyoret, un risotto de calabaza y un risotto de setas.

En general lo que más gusto fueron los risottos, quizá porque es lo que estamos menos acostumbrados a comer, así que al siguiente fin de semana no lo dudé y elegí el risotto de setas para estrenarme con las recetas aprendidas. El resultado fue tan bueno que ya lo he hecho un par de veces.



 
 
Ingredientes (para 2-3 personas):
 
- 220 g de arroz arborio
- 300 g de setas (frescas  o congeladas)
- 1 cebolla
- 50 g de aceite de oliva virgen extra
- 50 ml vino blanco
- 650 ml aproximadamente de caldo de carne o de pollo
- 70 g de queso parmesano rayado
- sal
 
 


Elaboración:

En el curso lo hicimos en una olla, pero yo lo he hecho en la thermomix y sale igual de rico, pero claro mucho más fácil y más limpio así que si disponéis de thermomix no lo dudéis.

Lo primero que haremos será rayar el queso parmesano, lo echamos en trozos, le damos primero unos golpes de turbo y luego trituramos unos segundos a velocidad 7-8. Sacamos del vaso y reservamos.

Echamos en el vaso la cebolla en trozos, programamos 5 seg vel 5 para cortarla. Bajamos con la espátula la cebolla de las paredes del vaso, echamos el aceite y programamos 8-10 min, 100º, velocidad cuchara o 1.

Una vez sofrita la cebolla, echamos el arroz y programamos 3 min, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Echar el vino y , sin cubilete, programamos 5 min, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Añadir un poco de caldo, preferiblemente caliente, programar 12 min, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Ir añadiendo el caldo caliente durante estos 12 min poco a poco por el bocal.

Una vez terminado el tiempo, añadimos el queso reservado, removemos con la espátula y ya podemos volcar el arroz en una fuente para servir.



La segunda vez que hice este rissoto en vez de vino eché más caldo y me gustó más, el vino le daba un toque ácido.

En cuanto a este tipo de arroz, lo podéis encontrar en el supermercado de El Corte Inglés, yo no lo he visto en ningún otro sitio, si lo veis en otro lugar contadme.

martes, 15 de abril de 2014

Magdalenas de quinoa y canela

Hoy tengo una sensación agridulce. Por un lado estoy pletórica, después de 8 meses lesionada he vuelto a correr, a calzarme mis zapatillas, a sentir el aire en mi cara, a escuchar mi mp3 en el parque, a tararear las
canciones mientras miro el cronómetro,..qué ganas tenía.
Además de disfrutarlo y de tener buenísimas sensaciones, resulta que no estoy en muy mala forma física después de tanto tiempo (10 km en 54 minutos no está nada mal para empezar) así que estoy motivada a tope.
Lo peor ha llegado el día después, vuelvo a estar con el dolor en el pie, parece que esto no tiene fin. Así que a volver al podólogo, al trauma, vaya rollo.

Pero para que no decaigan los ánimos, hoy me he decidido a enseñaros unas magdalenas que preparé hace algún tiempo y que quedaron riquísimas. Si no habéis probado la harina de quinoa, os lo recomiendo. Tiene un sabor muy característico y especial, aunque algo fuerte así que os aconsejo que la mezcléis con otra harina para suavizarlo un poco.





Ingredientes:

- 2 huevos
- 100 g de azúcar moreno
- 250 g de leche
- 30 g de aceite
- 1 sobre doble de gasificante
- 50 g de harina de quinoa
- 200 g de harina mix c de schar
- canela al gusto




Elaboración: 

Batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen y doblen su volumen. Añadimos la leche y el aceite i mezclamos bien. Luego añadimos el gasificante, las harinas y la canela y mezclamos hasta tener una mezcla homogénea.

Con la masa resultante rellenamos nuestros moldes de magdalena , sólo hasta la mitad o un poco más y horneamos a 170º.





Probadlas, el sabor de la quinoa y la canela es espectacular.